Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Portada del sitio > Noticias > Donación de órganos, cuestión de cultura y educación

Donación de órganos, cuestión de cultura y educación

Zacatecas Online (México), 21-06-2010

Lunes 21 de junio de 2010, por Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Este sábado se llevará a cabo en el Audiovisual del Edificio E-1 del Campus UAZ Siglo XXI la séptima sesión del Diplomado en Bioética, promovido por el Área de Ciencias de la Salud, en la que se abordará el tema “Bioética en Medicina. Transplantes de órganos”.

Zacatecasonline

Este sábado se llevará a cabo en el Audiovisual del Edificio E-1 del Campus UAZ Siglo XXI la séptima sesión del Diplomado en Bioética, promovido por el Área de Ciencias de la Salud, en la que se abordará el tema “Bioética en Medicina. Transplantes de órganos”.

Será presidida por el investigador Antonio Cabral Castañeda y Patricio Santillán Doherty, jefe del Departamento de Cirugía Experimental del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, ambos, miembros del Colegio de Bioética.

Santillán Doherty manifestó en México existen muchos problemas crónico degenerativos que acaban con la función de distintos órganos y la única forma para resolverlo es mediante el transplante de un órgano.

Expuso que en la Ley se establecen criterios médicos para declarar a alguien muerto, tales como los “criterios cerebrales de muerte”, en donde se pierden las características que permiten ser persona.

Esto se da cuando el cerebro está destruido irreversiblemente y no se pude esperar que esa persona vuelva a reír, cantar, caminar, tomar decisiones, etcétera, y es en ese momento, cuando “se declara la muerte y se pueden tomar sus órganos, como el corazón”.

El especialista explicó que hay órganos que vienen en pares, como los riñones, que se pueden donar en vida y la persona puede “funcionar bien” con uno solo sin que haya afectación de la salud, a lo que se conoce como el “donador vivo”.

Patricio Santillán dijo que la donación de órganos es una cuestión de cultura y educación. “Los médicos sabemos que los transplantes existen, que son útiles, que la gente se beneficia”, dijo, pero mucha gente lo ignora o tienen desconfianza del proceso, por lo que se generan mitos como el tráfico y la venta de órganos.

Dificultad más grande, el costo del procedimiento El “problema más serio del transplante de órganos”, destacó, es el proceso técnico, pues requieren de mucha tecnología y del trabajo en equipo de un grupo de médicos, enfermeras y trabajadoras sociales, así como el uso de medicamentos para controlar los órganos, lo que genera un alto costo.

“La gran mayoría de los mexicanos no tiene acceso a un transplante porque no tiene para sufragar los costos que implica si el Estado no lo apoya”, añadió Santillán Doherty, pero afortunadamente existen instituciones médicas dedicadas exclusivamente a ello.

También habló sobre el aspecto de los trámites en el tema de la donación. Una persona interesada en donar sus órganos puede acudir a cualquier hospital, que se coordinará el Centro Estatal de Donación, que trabaja a su vez con el Centro Nacional de Transplantes, para tomar la decisión más pertinente.

“En una ciudad puede ser que no haya programa de transplante de determinado órgano y se iría a otra ciudad. Para ello, llega el equipo médico para hacer la procuración de los órganos (en el caso de donadores muertos) y cada quien se lo lleva a su centro para transplantarlo”. especificó.

Debe tratarse con ética tema de tráfico de órganos Cuestionado sobre el tráfico y venta de órganos, Patricio Santillán expuso que no es apropiado generar la idea de que existe un “mercado negro” y menos situaciones ilegales de secuestro de gente para extraérselos.

Enfatizó que esto es muy difícil que suceda dada la complejidad que implica el procedimiento. Asimismo, comentó que no se ha comprobado, por parte de la Secretaría de Salud y el Centro Nacional de Transplantes, ninguno de los casos en donde se denunció el hecho.

Esta idea impacta de manera negativa en los transplantes de órganos, por lo que pidió a los medios de comunicación tratar de manera ética en estos temas.

Al exponer un caso así, comentó, lo que se logra es un descenso en el deseo de donar, cuando lo que se requiere es una campaña para promover esta cultura como algo positivo. “Esto no quiere decir que no sucedan cosas que no deberían de suceder, pero no al grado en que se imagina la gente”, añadió.

El médico calificó como desafortunado el hecho de que la cantidad de pacientes que necesitan un transplante sobrepasa con mucho a la cantidad de donadores, un problema internacional que no es exclusivo de este país.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto