Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Portada del sitio > Bibliografía > Juan Carlos Tealdi, Diccionario latinoamericano de bioética > Dignidad humana

Dignidad humana

Juan Carlos Tealdi (Director), Diccionario latinoamericano de bioética. Unesco-Universidad Nacional de Colombia, Bogotá 2008, páginas 274-284

Viernes 24 de octubre de 2008, por Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

El reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana es la base de la libertad, la justicia y la paz en tanto fines de los pueblos de las Naciones Unidas, según expresa la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Juan Carlos Tealdi (Director), Diccionario latinoamericano de bioética. Unesco-Universidad Nacional de Colombia, Bogotá 2008, páginas 274-284 El reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana es la base de la libertad, la justicia y la paz en tanto fines de los pueblos de las Naciones Unidas, según expresa la Declaración Universal de Derechos Humanos (v. Dignidad humana). Esa dignidad es en principio un concepto necesariamente vago en tanto no tiene deliberadamente definición alguna. Pero esto no le hace incoherente ni inútil. La necesidad de la Asamblea de las Naciones Unidas de no tomar partido alguno acerca de una definición de dignidad humana se basó en el hecho de evitar una cuestión de «principios», sobre la cual había diferencias entre los Estados miembros, pero aceptando la coincidencia de todos los estados en el uso universal del concepto. Ante las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial, el concepto de dignidad humana aparecía claro y preciso para todos y cada uno de los presentes en un sentido formal (como el concepto de justicia en Aristóteles), aunque desde diversas perspectivas materiales (unos pensaban en las atrocidades de los nazis, otros en las de los comunistas, otros en las de los japoneses, etc.). Se trató entonces de una definición implícita. Y si bien en ese sentido la dignidad humana aparece como algo abstracto e indeterminado, no por ello resulta incoherente en su origen ya que emerge estrechamente ligada a unos hechos históricos y sociales que la inundan de lógica, racionalidad y prudencia. Ese carácter abstracto e indeterminado del concepto, como necesidad de un consenso formal entre las naciones signatarias de la Declaración Universal de Derechos Humanos, postula simultáneamente la necesidad de una determinación material concreta por los diversos actores según los contextos históricos, sociales, culturales y religiosos de cada uno de ellos. Estos actores darán precisión y claridad al concepto en su uso. De allí que el concepto de dignidad humana alcanza el mayor grado de coherencia y utilidad imaginable para un análisis ético. Así, la ética de la dignidad presupone, con su reconocimiento de los otros como actores posibles y necesarios, un progreso moral. Esta dignidad, hay que decirlo, solo puede aprehenderse desde la indignación.

PDF - 135.9 KB
Dignidad humana en formato pdf

Índice de esta parte

Dignidad humana 274

Dignidad humana, Juliana González Valenzuela (México) 277

Humanismo y dignidad, Christian de Paul de Barchifontaine (Brasil) 278

Vida, cuerpo y dignidad humana, María Luisa Pfeiffer (Argentina) 280

Crímenes de lesa humanidad, Juan Carlos Tealdi (Argentina) 282


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto