Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Portada del sitio > Noticias > Se plantea realizar un programa de trasplantes de pene

Se plantea realizar un programa de trasplantes de pene

Obsevatorio de bioética de la Universidad Católica de Valencia, 20-05-2016

Martes 7 de junio de 2016, por Redactor01

Se buscan soluciones a los múltiples problemas y lesiones urogenitales que padecen los soldados del ejército norteaméricano destinados en misiones en Afganistán e Irak.

Según se comenta en un artículo publicado en JAMA (315; 1322-1324), en abril de 2016, entre 2001 y 2013 más de 1300 hombres del ejército norteamericano, que estaban destinados en Afganistán o Irak experimentaron traumas urogenitales. Entre ellos 86 fueron traumas severos en el pene. Según informa la administración norteamericana este grupo de varones tenía 24 años o menos cuando sufrió el trauma.

Ante este grave problema, Arthur L. Burnett, profesor de Urología del “Johns Hopkins Medical School” de Baltimore está preparando un programa de trasplantes de pene.

El primer trasplante de este órgano fue realizado en el “Guangzhou General Hospital”, en China; pero el trasplante fracasó. Se trataba de un varón de 44 años que había sufrido un traumatismo en el pene y al cual se le trasplantó el mismo órgano de un varón de 22 años muerto en accidente. Sin embargo, el órgano trasplantado se retiró a los 14 días porque el paciente y su mujer no aceptaron psicológicamente este tipo de trasplante.

El primer trasplante exitoso se realizó 8 años después por un equipo de cirujanos dirigido por André van der Merwe, del servicio de Urología del “Stellenbosch University at Tygerberg Hospital”, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Se trataba de un varón de 21 años al que se le amputó el pene tras una circuncisión que se complicó. Según portavoces de la misma Universidad alrededor de 250 amputaciones de pene se han realizado en Sudáfrica por problemas relacionados con la circuncisión. La operación duró 9 horas, fue muy exitosa y el varón recuperó su actividad sexual, no mostrando problemas psicológicos secundarios. En agosto de ese mismo año al equipo de van der Merwe se le concedieron los correspondientes permisos para seguir adelante con este programa.

Algunos problemas éticos

A la luz de las dos experiencias comentadas se plantean algunos problemas éticos, especialmente debidos a que aunque es una lesión importante, el trasplante no se realiza por motivo de una vida que hay que salvar. En este sentido hay que valorar muy cuidadosamente el riesgo-beneficio de esta operación quirúrgica, tanto los riesgos psicológicos, que ya hemos comentado, como los médicos, entre los que se incluyen la posibilidad de rechazo, la enfermedad de injerto contra huésped, problemas cancerosos relacionados con la inmunosupresión y algunos otros de menor entidad.

Por otro lado, dado que de momento se trata aun de una intervención con carácter experimental los problemas éticos hay que valorarlos muy pormenorizadamente.

Posibilidades futuras

A la luz de este problema médico y humano, el equipo del doctor Burnett están preparando un programa de trasplante de pene que incluirá al menos 60 pacientes, lo que requerirá una cuidadosa protocolización, que deberá referirse al tratamiento post-quirúrgico, que tendrá que ser similar a cualquier microcirugía relacionada con otros tipos de trasplantes. También habrá que conseguir minimizar el uso de inmunosupresores y sobre todo evaluar bien los paciente que se van a trasplantar especialmente en lo que hace referencia a los problemas psicológicos y médicos que estos puedan tener.

También se plantea como una posibilidad futura el utilizar penes bioproducidos artificialmente, pues podrían ser una alternativa eficaz para el trasplante de penes naturales. En este sentido el laboratorio de Atala y colaboradores ya ha realizado exitosamente trasplantes de penes en conejos, tras los que pudieron fecundar eficazmente a conejas. Según comenta Atala una de las ventajas de este tipo de trasplantes es que el órgano generado se produciría principalmente utilizando células el propio paciente, lo que disminuiría las posibilidades de rechazo.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto