Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Portada del sitio > Noticias > Acelerar los tiempos judiciales también puede salvar vidas

Interés General: DEBATES . El 3 de diciembre se hará otro encuentro en Concepción del Uruguay

Acelerar los tiempos judiciales también puede salvar vidas

El Diario de Paraná (Argentina), 16-11-2010

Martes 16 de noviembre de 2010, por Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Especialistas en legislación y bioética del Incucai se reunieron en Paraná, con funcionarios judiciales, para analizar cómo contribuir mejor en los procesos y operativos de donación y trasplante de órganos, en casos en los que actúa la Justicia, ya sean muertes violentas, accidentes con víctimas fatales en la vía pública o donaciones en vida.

Mónica Borgogno

Con el objetivo de revisar la legislación vigente en cuanto a donación y trasplante y abordar y analizar casos en los que la Justicia ha intervenido como ocurre en situaciones de muertes violentas o por accidente, o bien donaciones en vida, jueces y funcionarios del Poder Judicial entrerriano compartieron una reunión con profesionales del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

El encuentro tuvo lugar el viernes en Paraná, en la sede del Superior Tribunal de Justicia. El 3 de diciembre se hará una instancia similar en Concepción del Uruguay.

Se trata de un espacio de información y debate impulsado desde el Cucaier, para poner en discusión aspectos de la bioética y casos de donación y trasplante en los que debe intervenir la Justicia. Del encuentro del viernes participó el presidente del Incucai, doctor Carlos Soratti, la doctora Adriana Carballa y el doctor Héctor Iudicissa, también de dicho organismo nacional estuvieron presentes para desarrollar temas legislativos y la doctora María Elisa Barone, neuróloga y especialista en Bioética, abordó el enfoque ético-biológico que da sustento a la norma legal y propone desafíos tanto personales como ciudadanos y comunitarios.

EL DIARIO dialogó con Pablo Sors, responsable de Comunicación del Cucaier, para contar con más detalles acerca de las expectativas cifradas en este tipo de encuentros que buscan profundizar temáticas que involucran a la bioética. “La idea es que el Poder Judicial se interese por esta problemática, se analicen casos y se puedan revisar todos los procedimientos de modo tal que los operativos sean rápidos tal como lo requieren las donaciones de órganos”, especificó Sors al tiempo que aclaró que en general, la mayoría de las donaciones se dan en casos de muertes violentas en los que interviene la Justicia, por eso se requiere de mecanismos aceitados para que dicha actuación acompañe la prontitud que implica una donación y posterior trasplante. “Cuanto más claros sean esos procesos, más chances tendrán las personas en espera para trasplantarse”, reflexionó el profesional de la comunicación. Por otra parte, la ley vigente —recordó Sosr— dice que la donación en vida, tiene que ser entre personas emparentadas. “Eso es así, para evitar que detrás de una donación haya un posible intercambio de dinero; cuando se trata de parientes estamos seguros de que la donación se hace por solidaridad o cariño con la persona que está necesitando ser trasplantada”, agregó.

Al respecto trajo a colación algunos ejemplos de situaciones presentadas ante la Justicia, en los que entre familiares no hay donantes posibles por falta de compatibilidad de los órganos. Ante este panorama es un juez el que debe dictaminar si una persona que no es familiar igualmente puede donar una sección del hígado, un riñón o células de la médula ósea, que son los únicos casos de donación en vida que por el momento contempla la legislación nacional. “Estos casos en los que la persona no puede esperar más y no hay en la familia ningún donante son muy particulares. El juez tiene que constatar que el vínculo entre donante y receptor es de amistad y que no hay negocio detrás de ellos. En general, los jueces no dictaminan a favor de estos casos porque la ley es clara en ese tema”, puntualizó.

Al margen

Muerte. Ante la muerte de un ser querido, conocer su voluntad de donar o no, resulta clave para un comienzo de duelo más en paz, destacó Pablo Sors, a cargo de Comunicación del Cucaier.

“La muerte no es un tema de conversación grato, para nadie, pero es un tema más de la vida. Saber cuál es la voluntad del que se fue, es importante”, dijo. “Tendríamos un índice muy superior de donantes del que tenemos, si fuéramos más los que nos preguntamos qué hacer en materia de donación de órganos”, acotó.

El dato

14

ese es el número de donaciones multiorgánicas que, en lo que va de 2010, se produjeron en territorio provincial.

Ser potencial receptor

Cabe resaltar que Entre Ríos siempre fue una provincia con altos índices de donación respecto de otras jurisdicciones pero al parecer, este año ese número está más bajo que en años anteriores, según señaló Sors. No obstante, en lo que va del año, en la provincia se produjeron 14 donaciones multiorgánicas y cuatro de tejidos, en particular, de córneas. En la actualidad hay conciencia sobre lo vital que resulta la donación de órganos y esto es gracias al trabajo continuado que se viene realizando desde el Cucaier pero también desde las diferentes ONGs de la provincia y los medios de comunicación que se interesan por dar visibilidad a esta temática, reconoció.

“Va creciendo en forma pareja en todo el país, la conciencia acerca de lo importante de donar y eso es bueno. Las listas de espera son nacionales y tradicionalmente pocas provincias tenían trabajos avanzados en el tema y ahora se está emparejando y uno observa que ha crecido paulatina y notoriamente el número de trasplantes en los últimos años, en el país”, subrayó el integrante de Cucaier.

Asimismo remarcó lo crucial de pensarse y ubicarse, cada uno, en una postura de “potencial receptor más que de potencial donante, porque en realidad tenemos más posibilidades de que nos donen un órgano, sino no habría lista de espera. Si hubiera más donantes que receptores, la cuenta debería ser otra”. Es decir, empezar a pensar la donación “no como algo lejano que le pasa a otro, sino como algo que puede ocurrirnos en cualquier momento a nosotros y vamos a necesitar de la solidaridad del conjunto social para llegar al trasplante”.

No se trata de una estrategia de campaña o comunicación, es la verdad, corrigió el profesional: “Los que se trasplantan, cuando dan su testimonio, nos dicen “yo nunca pensé que me iba a pasar a mí” y ese pensamiento es lo hace que la conciencia en materia de donación de órganos, avance muy lentamente”.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto