Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Portada del sitio > Noticias > La “cultura de la muerte”

La “cultura de la muerte”

El Informador (México), 06-11-2010

Sábado 6 de noviembre de 2010, por Bioéticas. Guía internacional de la Bioética

Es evidente que en nuestro mundo actual cobra cada vez más fuerza la que se conoce como “cultura de la muerte”.

Tal vez, respetables lectores, hayan escuchado esta expresión que encierra un concepto desconocido, o no muy comprendido; y, sin ánimo de hacer una reflexión exhaustiva, quisiéramos señalar algunos aspectos de la misma, a la luz del pasaje evangélico que la Iglesia nos propone para este domingo.

Expertos en bioética han definido la “cultura de la muerte” como “una visión social que considera la muerte de los seres humanos con cierto favor, lo cual se traduce en una serie de actitudes, comportamientos, instituciones y leyes que la favorecen y la provocan”. En otras palabras, esta “cultura de la muerte” implica una serie de actitudes y de comportamientos, originados a partir de un modo de valorar a los otros que deja abierta la opción (como legítimamente aceptada o tolerada) de suprimir algunas vidas humanas.

Ante esto es de sorprender que existan personas que defienden dicha “cultura”, entendida según la acabamos de definir. Sin embargo, es una realidad que las hay, y no son pocas. En este sentido, la Evangelium vitae resulta ser una denuncia profética de una situación gravemente injusta, que nace de quienes promueven la mentalidad anti-vida, la “cultura de la muerte”.

Son muchas las actitudes y las acciones que promueven esta “cultura de la muerte”. Por mencionar algunas, las de los grupos de personas que aceptan la violencia gratuita entendida o vivida como medio de desahogo, como son algunos grupos de jóvenes fanáticos de ciertos clubes deportivos. O bien las de otros grupos que deciden, sistemáticamente, el asesinato de civiles inocentes, como ocurre con el terrorismo. O también las de aquellos que conducen vehículos sin precaución y a exceso de velocidad, poniendo en peligro la vida de los demás, simplemente para evitarse las “molestias” que vienen del respeto de las normas de seguridad.

Y ¿qué decir de las leyes que existen en muchos países, que no sólo defienden una postura de esta “cultura de la muerte”, apoyando, por ejemplo, el aborto o la eutanasia, sino que, además, las promueven, en especial partidos políticos que las usan como plataforma proselitista?

Es una realidad que el grueso de la población rechaza estos aspectos de la “cultura de la muerte”, tan reales que el número de víctimas por accidentes de tráfico y el número de daños por actividades de delincuentes organizados no nos pueden dejar indiferentes. Pero las discrepancias y divisiones se dan ante temas como la pena de muerte, el aborto, el suicidio o la eutanasia, lo cual muestra cómo en estos ámbitos la “cultura de la muerte” ha logrado avanzar enormemente en las últimas décadas.

A los auténticos cristianos, seguidores de Jesucristo, corresponde contrarrestar esta “cultura de la muerte” con la verdad, el respeto y la coherencia de vida. Conviene ver las cosas como son y descubrir las injusticias que se encierran en actos defendidos y promovidos por quienes impulsan esta “cultura”, como, por ejemplo, el aborto o la eutanasia, diciéndole al pan, pan y al vino, vino; es decir, denunciándolos como lo que son: verdaderos asesinatos, el primero con mayor crueldad e injusticia porque se comete con seres pequeños e indefensos. Así mismo, promoviendo la “cultura de la vida”, la que se fundamenta en las palabras del propio Maestro Jesucristo: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10, 10), lo cual nos habla de una vida plena que comienza en este mundo y llega a su plenitud en la vida eterna.

Como bautizados, tenemos el grave y trascendental compromiso de llevar el Mensaje de Vida, el Evangelio, a toda creatura, para dar a conocer al mismo Jesucristo y a su Palabra, la que hoy nos recuerda que “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para Él todos viven” (Lc 20, 38).

Francisco Javier Cruz Luna

cruzlfcoj@yahoo.com.mx


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto